Mitos y realidades de la marcha y los andadores en bebés

Mitos y realidades de la marcha y los andadores en bebés
arriba
Me gusta
4208
71
2
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Existe la creencia de que las andaderas ayudarán a los niños a caminar más rápido y por eso muchos padres la compran para sus hijos incluso antes de que el niño comience a gatear. Además de eso, la andadera es un juguete que asegura la protección del niño mientras está comenzando a caminar, evitando que se golpee con los objetos que se encuentren en su entorno o se caiga mientras no podemos verlos. Pero... ¿Realmente lo que dije antes es cierto?.

Te invito a leer este artículo donde tumbaremos algunos mitos detrás del uso de las anderas y además te explicaré cuáles son los problemas asociados con el uso de las andaderas en bebés.

¿Qué son los andadores? 

Son estructuras rígidas, con un arnés en su interior para colocar al bebe. En esta posición el bebe no tiene más opción que encontrarse de pie y apoyado en el suelo. Además estos juguetes suelen tener ruedas, por lo que el bebe puede moverse con el mínimo esfuerzo.

Ahora bien, ¿si el niño no camina solo debería hacerlo en el andador?

Comenzar a caminar es crecer, y como todas las demás cosas que hacen los bebes, las hacen cuando están preparados para hacerlas. Esto quiere decir que cuando el bebe tenga suficiente fuerza en las piernas y sus piececitos estén correctamente formados para aguantar su peso, el pequeño se pondrá en pie y comenzará a caminar por sí mismo. Por lo tanto, un bebé que no camina solo o que no se mantiene solo de pie, no puede caminar con un aparato que le obliga a hacerlo.

Problemas derivados del uso de los andadores 

La “ventaja” de este juguete es la tranquilidad para los padres, ya que el bebé no se puede chocar con nada, no se puede caer, no se puede hacer daño, etc.; pero esto también supone una gran desventaja: los niños aprenden con estímulos.

Si algo les gusta o les llama la atención quieren cogerlo o tocarlo, algo que no pueden hacer rodeados de varios centímetros de plástico, con lo que estamos evitando que tenga nuevas experiencias.

Otro de los principales problemas del uso de andadores es que evitan que los bebés gateen, si colocamos al bebe en el andador se mueve con este y no por sus propios medios para la edad en la que esta: el gateo.

Cuando el bebé gatea fortalece su cuerpo, aprende a usar sus piernas y sus brazos, reconoce texturas con sus manos, descubre que puede desplazarse a dónde quiera y alcanzar objetos que le gustan. Si colocamos al bebe directamente en el andador se perderá todas esas sensaciones de gran utilidad para la vida adulta.

Además tenemos numerosos estudios en los que se ha demostrado que el gateo hace que los bebes comiencen a caminar antes, ¿no es justo eso lo que buscamos con el andador?

Otro de los grandes inconvenientes de estos juguetes es la alta tasa de bebés que han sufrido accidentes con los mismos: el 40% de los bebés que utilizan el andador sufren algún tipo de lesión con él, llegando incluso a provocar la muerte del pequeño en una parte de esos accidentes.

Otro punto importante que se ve afectado por el uso de la andadera es la percepción de la profundidad y las distancias. Se ha comprobado que su desarrollo está más ligado a la experiencia del bebé de moverse en su entorno por sus propios medios, que a la maduración cerebral.

Y por último, el gran mito de los andadores: “es que así mi bebé va a caminar antes”. Como ya hemos visto anteriormente lo que hace que los bebés caminen antes es la libertad de movimiento: poder gatear para alcanzar un objeto que les llama la atención, fortalecer su cuerpo y ganar madurez para levantarse y caminar.

El andador genera que el niño utilice músculos (para mover el andador) totalmente diferentes a los que utiliza para aprender a caminar en condiciones naturales cuando se ejercita en el piso. Además, la falsa ilusión de “caminar” en una andadera genera una falta de balance en el niño que limita su desarrollo normal. Esto podría generar que a largo plazo requiera de terapia física para balancear el uso de sus músculos

Además de lo expuesto, no nos hemos encontramos con muchos estudios en los que se ha comprobado que el uso de los andadores retrasa el inicio de la marcha.

Os preguntareis porque, muy sencillo, si el bebé ya tiene una forma de desplazarse que no le supone ningún esfuerzo, ¿qué sentido tiene esforzarse en ponerse de pie para caminar?

Estimular al bebe para gatear y caminar

Hay varias cosas que tenemos que tener presentes antes de que nuestro bebé comience a gatear o señales que nos indican que comenzará a hacerlo pronto:

  • ¿Se mantiene apoyado en las manos cuando está boca abajo?
  • ¿Es capaz de levantar una mano y mantenerse estable con la otra mano?
  • ¿Se mueve hacia los lados cuando esta tumbado boca abajo?
  • ¿Se mantiene a cuatro patas y sentado?

Si tu respuesta a todo la anterior es sí, tu bebé está listo para comenzar a gatear por sí mismo, tan solo tienes que dejarle los juguetes un poco lejos de su alcance para que su curiosidad le haga desplazarse a por ellos.

También puedes dejarle un poco lejos de ti, pero que te pueda ver para que sus ganas de estar contigo le hagan desplazarse hacia dónde estás tú.

¿Y cómo sabemos que ya está listo para caminar? Muy fácil, cuando empiece a caminar. Ni antes ni después.

Pero también hay algunas señales de que se está preparando, como por ejemplo:

  • Se pone solo de pie ayudándose de algún mueble.
  • Se mantiene de pie con una sola mano apoyada y con la otra puede jugar o alcanzar cosas.
  • Es capaz de levantarse desde el suelo apoyando sus manos y subiendo el culito.

Cuando empiece a hacer todas estas cosas, sus piernas estarán cogiendo fuerza para sujetar todo su peso sobre ellas.

Poco a poco irá madurando más, comenzará a caminar si le ayudamos con el equilibrio cogiéndole las manos y finalmente caminará solo; pero para todo ello es innecesario el uso de andadores, y no solo eso, si no que es perjudicial para la marcha.

En conclusión

Las andaderas son utilizadas por los padres por una variedad de razones y entre ellas principalmente están: Mantener ocupado y seguro al bebé y hacer que camine más rápido; pero la realidad es todo lo contrario. El bebé corre igualmente riesgo de lesionarse aunque este en la andadera, además de que en vez de favorecer el correcto desarrollo motor del niño le modifica su desarrollo normal evitando el gateo y una marcha adecuada. El uso prolongado de las andaderas en los bebés puede provocar incluso que el niño deba ser llevado a fisioterapia porque no tiene un buen control motor.

Resumiendo, las andaderas podrían generar:

  • Retraso en el desarrollo psicomotor del niño.
  • Retraso en la adquisición de la destreza para gatear y caminar.
  • Riesgo incrementado de accidentes a raíz de su uso

Ver comentarios (2)

Avatar

Cuántos meses son los indicados para lactar un niño...

Imagen de Lucia Alvarez
Lucia Alvarez

En principio se recomienda lactancia materna exclusiva los 6 primeros meses de vida y combinada a partir de ahí hasta los años por lo menos, pero no hay un tiempo indicado para ello, si la mama puede estar con el peque para lactar puede lactar hasta que ella o el niño quieran

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar